Anthía Espiñeira: “Aún no soy consciente de lo que viví estos días”

Casi sin asimilar todavía la experiencia de los últimos días, Anthía Espiñeira disfruta de unas horas libres antes de reincorporarse mañana jueves a la actividad de su club. La central regresó el lunes desde Madrid tras protagonizar el viernes en Melilla su debut con la selección absoluta de balonmano. Fue ante Argentina y la viguesa disfrutó de unos quince minutos sobre la pista. Por si fuera poco, a los “nervios” habituales de este tipo de acontecimientos, al saltar al 40×20 del Pabellón Javier Imbroda Espiñeira se encontró entre las rivales a sus compañeras de equipo Marisol Carratú, Luciana Mendoza y Rosario Urban: “Se me hacía muy raro saber que iba a tener enfrente a amigas y que no íbamos a compartir la misma camiseta”.

El Torneo Internacional de Melilla esperaba a Anthía Espiñeira en condición de jugadora invitada. La central llegó a la concentración de las ‘Guerreras’ sabiendo que iba a ser una experiencia corta, pero intensa y enriquecedora. El domingo 19 tuvo en Madrid la primera toma de contacto con las que iban a ser sus compañeras durante una semana de trabajo: “Cuando llegué a la concentración estaba muy nerviosa porque no sabía con qué me iba a encontrar” apunta la central, quien se llevó “una grata sorpresa” al ver cómo la recibieron el resto de jugadoras. Entre ellas, la extremo Jennifer Gutiérrez con la que comparte vestuario esta temporada en A Sangriña.

Espiñeira escucha el himno nacional con sus compañeras en las ‘Guerreras’. ©Valentín G. Garibay

Desde el lunes, y ya en Melilla, el combinado nacional empezó con su plan de trabajo. En el primer entrenamiento, Espiñeira confiesa que se sintió “un poco perdida”. A pesar de haberse estudiado antes todas las jugadas diseñadas por Carlos Viver, la falta de rodaje se notó: “Es un estilo de juego distinto, con jugadoras de una gran nivel y hay que habituarse”.

Ensimismada por la situación y por tener alrededor a jugadoras referentes del mejor balonmano femenino español e internacional, la joven viguesa (el lunes cumplió 21 años) elige a Nerea Pena como su mejor guía: “Todas me ayudaron o me aportaron algo, pero sin duda Nerea Pena fue la que más. Me decía lo que era mejor hacer o si estaba bien o mal y aprendí mucho de ella”. La central del FTC Rail Cargo húngaro y Silvia Arderíus (Super Amara Bera Bera) son las dos jugadoras que comparten posición con Espiñeira, un dúo de directoras de juego muy versátil y al que la de Vigo sueña con unirse.

Anthía Espiñeira y la central Nerea Pena, después de un partido. ©Valentín G. Garibay

El camino para la central formada en el Lavadores y que afronta su cuarta temporada en A Guarda no será fácil. Espiñeira, con una gran visión de juego y muy determinante en el uno contra uno, sabe que sus condiciones físicas son en ocasiones su mejor baza y en otras su mayor enemigo. “Sé que tengo que mejorar físicamente si quiero mantenerme ahí, ya que el nivel es muy alto”, reconoce. Pero  no le faltan ganas de asumir el reto: “Toda esta vivencia me motiva para intentar dar cada día un paso más y seguir creciendo como jugadora”.

El trabajo diario en el Mecalia Atl. Guardés podrá marcar el futuro más inmediato de Espiñeira. Una actividad a la que se reincorporará este jueves y en la que seguro compartirá con sus compañeras las impresiones tras el debut. “Aún no soy consciente de lo que viví estos días, pero estoy muy muy contenta” es el balance de la central que antes de saltar a la pista por primera vez con las Guerreras “solo pensaba en hacerlo bien, no meter la pata y disfrutar lo máximo posible de esos minutos”.

En total, Anthía Espiñeira dirigió el juego de las de Viver unos veinte minutos -quince ante Argentina y los restantes contra Ucrania-, pero no consiguió ningún gol. Con el recuerdo de esta bonita experiencia y con el objetivo de repetir convocatoria con la selección femenina, la central seguirá peleando mientras por revalidar el título de campeón de Liga con su club y por colarse por primera vez en la final de la Copa de S.M La Reina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *