Doiro: “Sí que es cierto que estuve a punto de marchar, pero esta es mi casa”

  • La capitana del Guardés vivirá su sexta temporada consecutiva en el equipo

La plantilla del Mecalia Atl. Guardés 18/19 ya está cerrada. Tras una primera tanda de renovaciones (Egozkue, Espiñeira, Carrera, Sempere, Gómez, Méndez, Urban y Kurchankova) y una batería de seis incorporaciones (Lorena Pérez, Paulina Pérez Buforn, Sara Bravo, Sarah Valero, Carmen Campos y Meriem Ezbida) la continuidad de la capitana Estela Doiro pone el broche de oro a un grupo que seguirá dirigiendo Prades y que peleará por reconquistar del título de campeón que esta temporada cedió al Super Amara Bera Bera.

Doiro seguirá siendo la brújula y el corazón de un equipo que la ha visto crecer y consolidarse en la máxima categoría del balonmano femenino español. Con el club de su vida conquistó su primer título nacional y, a pesar de que escuchó ofertas, la guardesa vivirá su sexta campaña consecutiva en el Mecalia.

En las decisiones importantes siempre se pone en la balanza lo que dice la cabeza y lo que dice el corazón, y en el caso de Doiro el sentimiento pudo más que cualquier propuesta deportiva. Barajó otras posibilidades, pero finalmente seguirá un año más dirigiendo el juego del actual subcampeón liguero. Su continuidad es fruto de “un impulso” que ella misma explica: “Tuve buenas ofertas y sí que es cierto que estuve a punto de marchar, pero esta es mi casa, el equipo quedaba un poco desmantelado (aunque se ha reforzado bien) y no sé, quizás me pudo más el corazón y decidí quedarme aquí”.

Con el ritmo de las vacaciones, parece que para la mente ya queda muy atrás en el tiempo una temporada exigente en la que el Mecalia Atl. Guardés compitió en Supercopa de España, en la Liga Guerreras Iberdrola, en la Copa de la Reina y disfrutó de una nueva aventura continental. Tras una “revolución” en el vestuario, en el que habrá seis caras nuevas, la incertidumbre radica en la respuesta que dará un equipo que se marca como objetivo reconquistar el trono nacional: “Para el próximo año espero, antes de nada, que el equipo funcione, ya que hay gente nueva que tiene que acoplarse tanto al sistema de juego como al grupo y las que estamos también debemos hacer el mismo proceso”. Para la capitana, está claro que una vez que el equipo se acople “lucharemos, como llevamos haciendo cada año, por estar entre los puestos de arriba”.

A sus 28 años, y con varias lesiones a sus espaldas que incluso la pasada temporada la mantuvieron fuera de las pistas unos meses, su meta continúa siendo “disfrutar”. Doiro se convertirá en una de las “veteranas” de una plantilla que ha bajado su media de edad pero en la que “las chicas que vienen aportarán mucho al equipo”.

A pesar de que el mercado en la División de Honor Femenina ya da sus últimos coletazos, para la capitana del Guardés aún es pronto para empezar a señalar a posibles favoritos o rivales en la lucha por el título: “Tal y como se está moviendo todo, hay equipos que se están reforzando muy bien. Pero bueno, como siempre digo, nosotras tenemos que ir a lo nuestro y ya se irá viendo dónde está cada uno al final”.

Antes de empezar a preparar la próxima temporada, aún hay tiempo de escoger algún momento especial de los últimos meses. Para la central guardesa, el partido de Liga contra el Rocasa en A Sangriña -volvía de la lesión- o el partido de vuelta de la eliminatoria de Copa de la Reina contra Granollers también delante de la afición -se remontaron los 8 tantos de la ida- quedarán grabados en su memoria. A estas alturas ya tiene algún deseo para el próximo curso deportivo, aunque promete desvelarlo si finalmente se cumple, de momento prefiere que quede guardado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *